Doulas, el apoyo de las futuras madres.

Por: Lizbeth Fernández Ochoa

Las mujeres que somos afortunadas en ser madres, recordamos durante toda nuestra vida el
momento del nacimiento de nuestros hijos; a veces son recuerdos nítidos aunque hayan
pasado ya varios años. Esa vivencia se transmite de generación en generación como una gran
huella que nos ha marcado y para lograr que sea una experiencia positiva e inolvidable, es
importante informarnos y empoderarnos de cada nacimiento.

Muchas mujeres nos preguntan ¿quién es una doula?, ¿por qué es tan importante su labor?

Una doula acompaña a la mujer embarazada y a su familia antes, durante y después del
nacimiento del bebé desde el ámbito emocional, físico e informativo. La doula tiene una gran
responsabilidad ya que debe estar informada y capacitada desde el aspecto científico y
psicológico mediante certificaciones especializadas. Parte de su labor es informar a las parejas
para que conozcan las diferentes alternativas que hay desde el embarazo y puedan tomar
decisiones de acuerdo a sus circunstancias y posibilidades.

Las doulas se capacitan para acompañar diferentes formas de nacimientos como son: parto
vaginal, parto vaginal con epidural, cesárea después de trabajo de parto o cesárea programada,
dando siempre prioridad a los deseos y decisiones de la futura madre y convirtiéndose en un
puente de comunicación entre el médico y la familia.

Es importante mencionar que una doula no realiza tareas médicas (tactos, toma de presión
arterial, temperatura, revisión de bebé, etc.). Ellas apoyan en la creación de un plan de
nacimiento de acuerdo a las expectativas de la futura mamá y proporcionan información
adecuada para que se sientan seguras en todo momento. Cuando inicia la labor de parto, la
doula está en contacto con la mujer para asegurarse que se cumplan sus deseos y necesidades.
Al iniciar la fase activa del parto, la doula permanece con la futura mamá hasta 1 o 2 horas
después de que el bebé haya nacido. Mediante medidas de confort no farmacológicas, ayudan
a que la mujer se sienta más segura y cómoda, propiciando un ambiente tranquilo e idóneo
para la llegada del bebé. Una vez que el bebé nace, la doula puede apoyar con la lactancia si es
que la madre lo requiere.

Según recientes investigaciones, algunos de los beneficios del acompañamiento de una doula son:

  • Disminución del porcentaje de cesáreas.
  • Reducción de la duración del trabajo de parto.
  • Menos uso de oxitocina sintética.
  • Disminución de uso de fórceps.
  • Disminución de una experiencia negativa del nacimiento.
  • Aumento de la confianza y participación de los papás.
  • Incremento de una lactancia exitosa.
  • Aumento de la satisfacción materna.

 

Adicionalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Lamaze Internacional
recomiendan que un ser querido, un amigo o una doula acompañen a la mujer antes, durante y
después del nacimiento.

Una doula puede marcar la diferencia en la forma de recibir a un bebé y creemos que todas las
mujeres deben tener este apoyo: “Una doula para cada mujer que quiera una”.

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer”.
Michel Odent

REFERENCIAS
Marshall Klaus M.D.; Phyllis Klaus, M.Ed; and John Kennell, M..D.(2012) The Doula Book
Hodnett ED, Gates S, Hofmeyr GJ, Sakala C. Continuous support for women during childbirth.
Cochrane Database of Systematic Reviews 2007; Issue 3. Art. No. CD003766; DOI:
10.1002/14651858.CD003766.pub2.